Simplificando las Buenas Prácticas de Fabricación – BPF

Si usted quiere saber qué son las Buenas Prácticas de Fabricación (BPFs), cómo aplicarlas y cuáles son las legislaciones que engloban y reglamentan esas prácticas, ¡este post ha sido hecho para usted!

La implementación de las BPFs es fundamental para garantizar la calidad de las operaciones internas de su empresa y ofrecer productos seguros al consumidor. Abarcando desde los cuidados del inicio del proyecto de instalaciones hasta la salud de los empleados.

Si usted actúa en la cadena productiva de alimentos y además tiene dudas con respecto a las BPFs, ¡no deje de leer este post!

 

¿Qué son las Buenas Prácticas de Fabricación?

Las Buenas Prácticas de Fabricación engloban un conjunto de medidas que deben aplicarse en toda la cadena productiva de alimentos con el objetivo de garantizar la seguridad bajo el punto de vista de las condiciones de higiene.

Checklists de verificación periódica, instrucciones de trabajo y procedimientos operativos estándares (POPs) hacen parte de las BPF. Su implementación evita, por ejemplo, la propagación de enfermedades que podrían ser transmitidas por los alimento.

En líneas generales, el concepto se basa en el control de lo que se produce y se entrega a los clientes, dividiéndose en: instalaciones industriales; personal; operaciones; control de plagas; control de la materia prima; registros y documentación; y rastreabilidad.

Si usted se está preguntando si existen leyes que exigen la implementación de las Buenas Prácticas de Fabricación, ¡la respuesta es sí!

Tener las BPFs implementadas significa cumplir con las siguientes legislaciones:

  • Decreto SVS/MS n° 326/97 se basa en los “Principios Generales de Higiene de los Alimentos” del Codex Alimentarius, que establece los requisitos generales de las condiciones de higiene bajo el punto de vista sanitario y de Buenas Prácticas de Fabricación para productores e industrias de alimentos;
  • La resolución RDC n° 275/2002 es un acto normativo complementario al Decreto SVS/MS n° 326/97 e introduce el control continuo de los Manuales y su contenido, promoviendo la armonización de las inspecciones sanitarias;
  • El decreto MS N° 1.428/93 establece las directrices para el establecimiento de las BPFs en el área de alimentos

¡Atención! La ausencia o no adaptación de las Buenas Prácticas de Fabricación pueden llevar a consecuencias que van desde advertencias y multas hasta la cancelación de la licencia del establecimiento.

 

Por este motivo, a continuación, vamos a explicarle cuáles puntos debe considerar para dar inicio al desarrollo de su manual de BPF, teniendo en cuenta la realidad de su establecimiento:

  1. Responsabilidades: tenga un equipo dedicado a la gestión de la calidad para garantizar el cumplimiento de los ítems descritos en el manual. Con la formación y el compromiso de todos, se consolida la cultura de calidad en la empresa.
  2. Instalaciones y equipos: establezca estándares seguros de higiene y frecuencia de limpieza de acuerdo con su segmento.
  3. Mantenimiento preventivo y calibración de equipos: describa las prácticas de mantenimiento con el objetivo de evitar fallas.
  4. Manejo de los Residuos: defina la sistemática de separación entre residuos reciclables y orgánicos de acuerdo con la legislación aplicable a su empresa.
  5. Control de plagas: establezca medidas preventivas y correctivas para prevenir la atracción, el acceso y el abrigo de plagas.
  6. Control de agua y energía: implemente controles para evitar la contaminación de los productos, incluyendo el análisis de la potabilidad del agua, la higienización de la caja de agua y la instalación de dispositivos de iluminación con protecciones contra caídas y explosiones.
  7. Operación: Tenga procedimientos detallados para cada operación que pueda interferir directa o indirectamente en la calidad del producto final – recibimiento, almacenamiento, descongelamiento, manipulación y distribución.
  8. Selección de materias primas, ingredientes y embalajes: Sepa la procedencia de los alimentos comercializados y evalúe su calidad.
  9. Control de calidad: Invierta en métodos de producción y control de los estándares de calidad.
  10. Higiene personal y salud de los colaboradores: Instruya los colaboradores sobre la frecuencia de higienización de las manos, uniformes y exámenes necesarios.
  11. Rastreabilidad y recall: Controle todas las etapas de su cadena de abastecimientos, proporcionando informaciones fundamentales para análisis y gestión de riesgos.

Con esas informaciones usted puede percibir que la implementación de las Buenas Prácticas de Fabricación ayuda a mantener sus actuales clientes y a atraer nuevos. Con las BPFs bien implementadas, su establecimiento va a garantizar la seguridad del alimento, así como, la calidad final de su producto.

Ya decía la ley de la física: toda acción genera una reacción de igual intensidad. Ninguna empresa está a salvo de ser cambiada por los clientes si no está preocupada con la calidad de sus entregas.

Uno de los principales motivos por los cuales los clientes cambian de empresa es la mala calidad del producto o del servicio. La no implementación de las BPF puede acarrear justamente esta percepción: ¡problemas con la calidad!

Como consecuencia de la falta de control ocurren contaminaciones en productos, gastos innecesarios con no conformidades y dificultad de seguir orientaciones por parte de los colaboradores.

Tenga en mente, si usted ofrece un producto seguro eso va a resultar en la satisfacción del cliente. ¡Nunca deje para después la calidad del producto que usted puede alcanzar hoy!

Ventajas:

Algunas empresas todavía no adoptaron las BPFs o no las actualizan de acuerdo con los cambios de su cadena productiva. Cuestiónese para saber si usted está en ese escenario.

¿Cuál garantía usted ofrece a sus clientes en relación con los procesos realizados? ¿Usted consigue describir el papel de cada colaborador en su empresa para asegurar la seguridad del alimento?

La falta de informaciones sobre las ventajas que el programa trae es la principal razón para que muchas empresas estén en ese contexto.

¡No haga parte de ese grupo! Entienda como la implementación de las BPF puede ayudarle:

  • Mejoría de la imagen de la empresa y competitividad en el mercado: muestra que la empresa se preocupa con la seguridad del alimento y toma medidas para su garantía.
  • Mejor control de parámetros de proceso y producto final: el control de calidad es más efectivo cuando engloba las operaciones, tales como prácticas de inspecciones, desde la materia prima hasta el producto acabado.
  • Producto con calidad mejor, constante y más seguro: se asegura la estandarización de la cadena productiva, resultando en la garantía de la seguridad sanitaria del producto, la uniformidad y la disminución de la carga devuelta.
  • Ambiente de trabajo más limpio y seguro: garantiza la organización y bienestar de los empleados y previene contaminaciones de sus productos.
  • Aumento de la vida útil del producto: la detección de factores que estén afectando la duración de los productos es más asertiva.
  • Preservación de la salud de los empleados: establece procedimientos de higiene fundamentales para la manipulación del alimento, cómo higienizar los recipientes y conservar los productos, garantizando no solamente la seguridad del alimento sino también la del empleado.
  • Reducción de costos: se crea un control de entrada y salida de productos e insumos, evitando el desperdicio de alimentos y el dinero.
  • Cumplimiento de las leyes vigentes: la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (ANVISA) es responsable por la fiscalización y tiene como base la legislación sanitaria del gobierno federal. Las BPFs pueden utilizarse en las inspecciones sanitarias para la comunicación del inicio de fabricación de producto dispensado de la obligatoriedad del registro y la solicitud de licencia sanitaria.

¿Por dónde empezar?

  1. Haga un diagnóstico

Realizar un diagnóstico a través de una preauditoria con el uso de un checklist es esencial para analizar las condiciones higiénico-sanitarias del establecimiento.

El diagnóstico contribuye para una mejor toma de decisión y define el guion general para la elaboración del Manual de Buenas Prácticas de Fabricación. Usted tendrá una visión clara, simple y precisa de lo que necesita ser realizado.

Como resultado de la preauditoria se obtiene un informe de no conformidades y las acciones correctivas que deben adoptarse para adaptar la empresa.

Con el análisis en manos usted ya puede iniciar el desarrollo de su Manual de Buenas Prácticas de Fabricación.

  1. Elabore su Manual de Buenas Prácticas de Fabricación

La estructuración del Manual de BPF debe ser realizada por profesionales especializados en el control de calidad de alimentos. Las acciones correctivas se ejecutan con la empresa de acuerdo con las exigencias de la legislación.

Responsabilidad

Todas las normas sanitarias que hacen parte de las BPFs han sido establecidas para que el consumidor tenga una garantía de lo que está comprando y consumiendo. Respetar las normas es fundamental para que la empresa ofrezca productos seguros y de buena calidad.

Garantizar la seguridad del alimento a través del control de las condiciones de higiene de productos y procesos lleva la satisfacción no solo de los consumidores, sino que también hace el trabajo de los colaboradores más fácil.

Las decisiones que usted toma son fundamentales para su reconocimiento en el mercado y usted ya vio cómo es fácil producir un producto seguro de forma más eficiente que sus competidores con la implementación de las Buenas Prácticas.

En este contexto, el desafío de adoptar las BPF será una cuestión, no solo de cumplimiento de la legislación, sino de hacer la diferencia.

Automatice la gestión de las Buenas Prácticas de Fabricación

Para la realización de las BPFs es interesante que se mantenga un checklist para verificar el buen funcionamiento de las mismas. Pero, para facilitar ese proceso, usted puede automatizar esa verificación por medio de softwares y herramientas de checklist especializados en la cadena productiva de alimentos, como el CLICQ.

El CLICQ es una solución que automatiza la gestión de procesos de calidad que puede ayudar a su negocio en la implementación de las Buenas Prácticas de Fabricación. Entienda más de la solución en este vídeo de un minuto:

 

¿Le gustó la herramienta de automatización de checklist? Converse con uno de nuestros especialistas y tenga el control de las BPFs en su empresa. Basta rellenar este formulario a continuación que entraremos en contacto:

 

¡Cualquier duda estamos aquí! 💙💙

 

+ Contenidos

Separamos algunos contenidos que le van a gustar:

Cómo implantar un Sistema de Gestión de la Calidad

5 pasos para el Control de Calidad de alimentos en su empresa

4 Beneficios de la Automación del Control de Calidad de Alimentos